San Miguel Arcángel

Espacio dedicado al príncipe de la milicia celestial

Archive for the ‘Testimonios’ Category

Testimonio: San Miguel Arcángel en tu vida

with 2 comments

Miguel Arcángel gran guerreroNombre: Mercedes Ferrer

En agosto de 1990 hice un viaje a la Bretaña con mi hermana y su familia. Pasando cerca de Mont-Saint-Michel me insistieron mucho en ir allí para que yo lo viera. Ellos ya conocían el lugar y yo sugerí que fuéramos a cualquier otro sitio que ellos no hubieran visto. Pero insistieron tanto que pensé que, puesto que iba con ellos, me tocaba acomodarme a lo que ellos quisieran hacer.

La noche anterior, nos había costado mucho encontrar un lugar donde pasar la noche. Finalmente un camping nos admitió. Era un mal camping y pasamos todos una mala noche. Habíamos dormido poco y los niños estaban verdaderamente pesados mientras nos acercábamos a Mont-Saint-Michel por una carretera recta con un calor asfixiante y con el sol dándonos en los ojos. Los niños, mal dormidos, estaban enfadados con el mundo entero y no querían ni mirar por la ventana mientras nos acercábamos al Monte. Entonces empecé a hablarles de San Miguel y su batalla en el Cielo, y ellos empezaron a poner atención en lo que yo decía, y cuando se empezó a ver un punto dorado que brillaba en lo más alto entre las agujas de la abadía les dije: “Aquél debe ser san Miguel”, levantaron la vista y a partir de este momento el mal humor de los niños se disipó por completo.

La conversación con los niños siguió girando en torno al Ángel, y a mí se me ocurrió decir de pronto:
-Yo soy del equipo de San Miguel
-Y yo también- contestaron los dos niños a coro
-Este castillo es de San Miguel, aunque nadie lo sepa; y si nosotros somos de su equipo, será también nuestro; y nosotros sabremos que es nuestro aunque los demás no lo sepan.
La niña apuntó una idea:
– Debió ser aquí donde San Miguel peleó contra el demonio.
-No es probable, pero de todos modos…
-¿Sabes tú donde fue esta pelea?
-No.
-Pues entonces no puedes decir que no fue aquí.
Me pareció un razonamiento excelente en una niña de seis años.

Entramos en el recinto como nuevos propietarios ilusionados. El gentío formaba una masa compacta que impedía avanzar. Mi hermana y mi cuñado me dijeron que subiera yo sola, que ellos se quedarían abajo porque los niños no resistirían aquello. Accedí y me incorporé a la masa compacta de los que intentaban visitar la abadía. Estuve allí horas, Hacia mediodía logré alcanzar uno de los bocadillos de los que ofrecían los comerciantes a los que estábamos allí atrapados. Pensé que aquel amasijo y aquel calor se podían complicar si no comía algo. Al pasar junto a la Parroquia intenté apartarme de la masa humana y entré un momento para saludar al Arcángel. Allí descubrí junto al suelo una boca de riego y conseguí abrirla. Pude entonces beber a gusto porque la sed me estaba matando. No me importó si el agua era potable o no; si estaba fría o recalentada… era un caso de emergencia.

Cuando la situación empezaba a ser preocupante -no podía avanzar ni retroceder- lanzaron un aviso desde la Abadía y nos pusieron en dos filas según deseábamos una visita larga o corta. Yo elegí la corta pensando en los que había dejado abajo, y al punto nos separaron por idiomas. El amasijo humano había quedado atrás y el grupo español era muy reducido. Nos tocó un guía francés que nos pidió excusas por su mal español, pues estaba supliendo a la titular. Pero resultó para nosotros el mejor guía del mundo porque nos lo explicó todo desde la fe, cosa que allí no es frecuente, según después supe después. En aquel momento ya comprendía que San Miguel estaba guiando esta visita, y que no tenía que preocuparme ni de cómo me sentaría el agua de la boca de riego o el bocadillo de no sé qué que había comido, ni de cómo le habría sentado una espera tan larga a mi familia. Nuestro guía insistió mucho en que aquel lugar había sido elegido por el Ángel para luchar contra el demonio y desterrar los rituales paganos, satánicos, que se practicaban allí anteriormente. Tuve que dar mentalmente la razón a mi sobrina, y comprendí que este lugar, elegido por San Miguel hace tanto tiempo, seguía siendo suyo a pesar de que la mayoría de los turistas parecían ajenos al significado de este lugar: Incluso entre tanta gente enajenada, era un privilegio poder estar allí.

Al bajar me vi otra vez en la sopa humana: pero desde la Abadía había podido localizar un paso alternativo que me permitía salir de allí sin entrar en la calle principal. Bajé pues rápidamente y entré un momento en la Parroquia para dar las gracias a San Miguel y para comprar unas medallitas para los niños con las pocas monedas que me quedaban.

Fuera del recinto me reuní con los demás, que supongo que gastaron un buen tarro de paciencia esperándome, porque la excursión había durado unas tres horas: Eran ya las cinco y media de la tarde pasadas. Les di las medallas a los niños que las recibieron con un entusiasmo total. Mi cuñado me preguntó entonces si llevaba dinero y le respondí que había gastado mis últimos francos pero que llevaba pesetas y que al día siguiente cambiaría. Su exclamación me hizo comprender que teníamos un problema: nos habíamos quedado sin dinero suficiente para cenar y pasar la noche. De los días que llevábamos por allí habíamos aprendido bien que todos los bancos cerraban a las cinco de la tarde. No sabíamos qué hacer pues era impensable que nos fiaran o que aceptaran pesetas con lo atestada de turistas que estaba la región: no se iban a complicar la vida por nosotros teniendo una cola interminable de turistas a la que dar servicio. Entonces, por animarles les dije: Pues en el primer pueblo que pasemos, pararemos y cambiaremos moneda.

Esto era algo tan tonto que nadie lo discutió, pero por falta de algo mejor que hacer fuimos al primer pueblo y paramos en el primer banco que vimos. Estaba abierto. Eran entonces las seis menos diez. Mi cuñado entró y cambió. Quedó tan impresionado que no se atrevió ni a preguntar por qué estaba abierto. San Miguel sabía que si llegábamos con retraso era por él, y nos esperó con el banco abierto. Faltaban también provisiones para la cena y gas para cocinarlas, y las compramos sin ninguna dificultad en tiendas supuestamente cerradas.

Anochecía ya y quedaba lo último: Todos los campings estaban completos y avanzábamos con preocupación buscando algo que se hacía más improbable cuanto más tarde era. Cansados como íbamos por la mala noche anterior se nos hacía horrible la idea de no encontrar donde dormir y tener que pasar la noche en el coche sentados y sin espacio para movernos. Íbamos vigilando los indicadores de camping para comprobar una y otra vez que colgaba de la entrada el cartel de “completo”. Mi sobrino me importunaba para que le contara cosas de San Miguel y yo le dije que callara, que estábamos buscando un camping y no había. El niño dijo entonces: “No os preocupéis; vayamos por aquí -y señaló un cruce- y en seguida lo veréis. Y este campíng es bueno porque se lo he pedido a San Miguel”.
Su padre le obedeció con la misma docilidad que había mostrado conmigo al cambiar moneda, y nos encontramos en un precioso camping situado en un prado junto a un lago. la humedad ligera del ambiente aliviaba el calor que habíamos pasado; la belleza del lugar era cosa grande y estaba casi vacío. Todo el prado era para nosotros. Mi cuñado empezó a decir que aquello no podía ser y que allí había trampa, y más cuando después de pagar un precio ridículo -la mitad de lo que valían los otros campings de la zona- nos dijeron que nos acomodáramos a nuestro gusto. Nos niños empezaron a jugar con un poney que corría por allí. Había también columpios, patines para pasear por el lago y todo cuanto les pudiera apetecer.
– La trampa debe estar en los servicios- dijeron mi cuñado y mi hermana.
-No hay trampa- repetía mi sobrino -Nos lo ha conseguido San Miguel.
Y efectivamente, cuando pasamos por allí estaba todo perfecto: limpios, sin gente, con agua caliente, lavadora y cuanto pudiéramos necesitar.

Pudimos descansar, dormir a gusto, disfrutar del excelente desayuno que nos preparó la mujer que llevaba el camping y de su extraordinaria amabilidad, así como del trato agradable de las pocas personas que allí había. Y hasta dar un paseo por el lago con patín, metiéndonos en los nenúfares que a trozos cubrían la superficie del agua. Todo fue acogedor, amable, fresco y simpático.
Comprendimos entonces que San Miguel reconocía las molestias que nos habíamos tomado para irle a ver y que no iba a permitir que nos fuésemos de allí sin encontrar acogida y descanso.

Pero, ¿Sólo eso? Me pareció que San Miguel me decía: “Quiero ser de tu equipo”. En la conversación con los niños habíamos hablado de equipos y yo había dicho que San Miguel era de mi equipo. Lo dije jugando pero al punto comprendí que era cierto. Para entender esto hay que explicar lo que significaba para nosotros “ser de mi equipo”. Con los niños hablábamos muchas veces así. Era una forma de decir “éste es de los míos”. El equipo era un compromiso de sentir como el otro, ayudarle siempre, ayudarle en todo y compartirlo todo. Las condiciones que considerábamos necesarias para que alguien pudiera “ser de mi equipo”, además del deseo de serlo eran: valentía, veracidad y generosidad. Así entendíamos la auténtica amistad.

Comprendimos entonces que nadie cumplía tan perfectamente estas condiciones como San Miguel. ¿Quién podría ganar en valentía al que no había vacilado en enfrentarse al peor enemigo que ha existido jamás? Respecto a la veracidad, él se había enfrentado al padre de la mentira defendiendo la verdad: ¡Quién como Dios! Y respecto a la generosidad, luchó (y sigue luchando) por la Gloria de Dios, no por la suya; y sigue velando por el Pueblo de Dios. Faltaba sólo la condición previa, que quisiera ser de nuestro equipo. Ser de su equipo significaba no sólo pedir su intercesión sino formar un nudo con él en el Cuerpo Místico, y esto no depende sólo de nosotros sino de la voluntad de Dios, que es quien teje los hilos con los que va tejiendo uniendo a unos y otros en el Cuerpo Místico. Por eso cuando me pareció oír que San Miguel me decía: “Quiero ser de tu equipo”, entendí que era Dios quien me había unido en la medida de mis fuerzas a esta gigantesca batalla entre el bien y en mal; entre los que son de Dios y los que son del demonio, que hoy se está manifestando más claramente que nunca a los ojos de todos. Y así, lo que empezó siendo un juego de niños se ha convertido en algo trascendente cuyas consecuencias no puedo ni adivinar.

Written by Editorial

30 abril 2015 at 12:00 PM

Testimonio: San Miguel Arcángel en tu vida

leave a comment »

San Miguel Arcángel encadenando a LuciferNombre: Arturo Carranza

Aproximadamente por el año 1985 jugando con mi hermano Enrique entre travesuras y locuras decidí tontamente apretarme un cinturón fuertemente al cuello y me fui a asomar al espejo para ver como mi color de piel comenzaba a cambiar yo al ser un niño pensaba que en cualquier momento me podría quitar ese cinturón de mi cuello y liberarme ,lo cual no sucedió, enseguida perdí el conocimiento ,mi hermano que es menor que yo me cuenta que cambie de color ,caí estrepitosamente arrasando con los trastes que se encontraban en la mesa y tire todos los espejos redondos del muro donde rebote y caí al suelo comencé a morderme la lengua y a convulsionarme fuertemente ,estaba yo muriendo, hasta ahí hubiera acabado mi vida en un lamentable accidente que tal vez hubieran calificado de suicidio.

Pero lo milagroso paso en ese lapso que perdí la conciencia, resulta ser que me encontraba recostado en una caverna y frente a mi observe un río de magma (lava) y mas allá a un ser monstruoso con un solo cuerno parcialmente descarnado y muy musculoso peleando con otro ser muy bello con alas emplumadas de color blanco túnica de una luminosidad indescriptible y con una espada de fuego ,era una batalla muy feroz la cual termino con la derrota del ser alado al cual vi su rostro lleno de tristeza ,después el vencedor venia por mi cruzo el río de magma y justo cuando me iba a tomar escuche un grito que decía Arturo (mi nombre) en repetidas ocasiones ,era mi hermano Enrique esforzándose por retirar el cinturón de mi cuello y tratando de reanimarme ,conseguí volver en mí mismo y llore mucho mi hermano también estaba muy asustado pues el solo tenía 4 años y yo 10 ,yo no sabía ni entendía que había sido todo aquello ,pero hoy a mis 40 está muy claro ,al quitarme la vida estaba es pecado mortal y no podía ser recibido en el reino de los cielos por eso perdió el ángel y el poder de su espada se lo da nuestras acciones buenas que hagamos en esta vida para podernos defender del embustero (Sata) en la hora de nuestra muerte, aproximadamente a los 18 años vi por primera vez una estatua de San Miguel Arcángel quede estupefacto y me recordó lo que había yo vivido y pensé eres real existes y eres un soldado de Dios llore rece, y ahora sé que Dios nos lo envía para cuidarnos pero también se que es nuestra obligación amar al prójimo para hacer más poderosa su espada.

Written by Editorial

29 octubre 2014 at 12:00 PM

Testimonios: San Miguel Arcángel en tu vida

with one comment

Miguel Arcángel gran guerreroNombre: Marleny Coromoto Carmona

A continuación le relato otro testimonio que tuve con el Arcángel Miguel.

Hace aproximadamente diez años, comenzamos a ver sombras que estaban en mi casa, yo me sentaba a ver el noticiero y veía que un animal grande como ver un ratón se cruzaba por las salas, me llamaba mucha la atención pero trataba de no hacer caso, pero al pasar los días las cosas se acentuaban ya sentía la presencia de alguien que caminaba detrás mío, cuando estaba lavando me pasaba lo mismo sentía que tenía a alguien observándome, todo esto me pasaba pero no lo comentaba con mis hijas para no sembrarles miedo. En ese entonces tenía tres años de haberme divorciado y una amiga en una oportunidad me comentó que la señora con que se fué el que era mi esposo le gustaba hacer daño con brujería, yo en verdad no le hice mucho caso porque no creía que la maldad tuviera tanto poder, por eso el dicho de que vuelan vuelan, me aferré a mis oraciones pero las cosas seguían mal era tanto las cosas que pudo hacer esa señora que mis hijas no se podían mirar ni tropezar porque peleaban mucho se convirtieron en enemigas.

Cada amanecer le pedía a Dios y a Miguel que me ayudaran a superar los miedos, temblaba cada vez que caía la noche porque al acostarme en mi cama y miraba hacia la puerta veía una sombra que estaba parada mirándome eso me hacía temblar, mis hijas comenzaron a sentir la presencia de algo malo, una madrugada se levanta mi hija Angélica María llorando porque le habían dado una cachetada, otra noche mi hija María Verónica se levantó ahogada porque la estaban asfixiando. Ya no sabía que hacer nos daba miedo llegar a la casa.

Una madrugada me despierto de una pesadilla, sudando y lo primero que recuerdo era que había visto el cuadro de la Virgen del Carmen donde aparece una mujer con cadenas en medio de llamas y oigo que se quejaban ay, ay, me quedé sentada en la cama toda asustada, y me preguntaba porque estaba soñando eso que representaba ese sueño, me dieron ganas de beber agua y en el momento que me quise levantar de mi cama alguien me empujó y me acostó, el miedo se apoderó de mi, pero lo que recuerdo es que rezé el padrenuestro muchas veces y al fin me quedé  dormida. Pasan los días y llega a mi trabajo una chica a hacer pasantías en el campo de la Avicultura, yo administré por 21 años una granja de producción de huevos fértiles para generar el pollo de engorde, hoy estoy jubilada, y la chica me cayó bien y la invité que se quedara en mi casa en vez de la granja, así fue nos fuimos pasaron tres días y esa mañana me dijo, Sra. Marleny yo le voy a comentar algo no se si ud me crea pero se lo voy a decir, le respondí tranquila hija dígame, estas noches que me he quedado aquí no he podido dormir, no me han dejado me han quitado la cobija y la pared la rasguñan, yo me senté y pensé las cosas estan muy mal, si esta chica lo siente quiere decir que la cosa esta aquí y nos quiere hacer daño, me sugirió que fuéramos a la iglesia, y si hablé con el padre y le conté lo que estábamos viviendo y me dijo hija la maldad no tiene límite y la brujería existe, prepare unos carbones encendidos y busca las vísceras y la hiel del pescado y las vamos a quemar en el medio de la casa, así pasó llegó la noche y el padre rezó por toda la casa y colocó agua bendita y leyó el versículo de Tobías que dice que con la quema de las vísceras el demonio saldrá de la casa, todo se calmó como por tres meses en esos días conocí a una señora que venía al pueblo donde vivo (Tovar edo.Mérida), a dar una charlas del Arcangel Miguel y me llamaron unas amigas y me fuí, todas las noches rezábamos el rosario al Arcangel Miguel  lo fui conociendo y me interesé por sus cosas.

En una oportunidad le comenté lo que había vivido y me recomendó que hiciera el exorcismo del Arcangel Miguel si volvía a sentir las cosas, me dio las recomendaciones como protegerme  y como hacer el ritual. Como a la semana siguiente llega a mi casa un amigo de mis hijas a visitarlas y el chico tiene materia algo así por decirle algo el ve como tiene una el aura, le dice a mi hija Ma.Verónica aquí hay un espíritu perturbador yo lo siento búsqueme una vela para decirle donde esta,  después pensé eso fue Miguel que me lo mandó para indicarme donde voy hacer el exorcismo, paseó toda la casa y al entrar al cuarto de mi hija dijo aquí esta y se esconde en el closet, por cierto que esa noche nadie quiso dormir y menos en ese cuarto,estuvimos mucho tiempo despiertas. Pedí que me diera él, el día en que yo pudiera hacer el exorcismo para sacar a esa entidad negativa que nos perturbaba, hice muchos rosarios y decretos hasta que llegó el día, a mis hijas las invitaron a una partida de torta y aproveché y les dije no regresen en dos horas y ni me llamen desconecté teléfonos abrí todas las ventanas y puertas y me armé de valor.

Me fui a la habitación donde estaba esa entidad, llevé la imagen de Miguel, un vaso con agua, una vela y un incienso, me senté de frente al closet  con la puerta semi-abierta, me envolví con la llama violeta y otras oraciones y comencé el exorcismo a los cinco minutos de estar rezando veo que la sombra esta saliendo del closet y se para en la puerta yo sentí que me estaban hechando un balde de agua helada por la espalda y me alzaban de los cabellos, en verdad contarlo aquí no es ni una parte de lo que sentí esa noche, pero Miguel me dio mucho coraje y seguí  rezando y veo que la sombra se esta devolviendo al closet y me levanté y tuve muchas fuerzas para decir las oraciones gritando y ordenándole que dejara esa casa que no le pertenecía,  que saliera de la casa que yo lo enviaba a las octavas de luz para su descanso, y no me lo vá a creer la sombra caminaba delante de mi y le ordenaba por donde caminar hasta que lo llevé a la puerta de la calle.  Yo regresé a la habitación y me puse de rodillas sin aliento, sentí mucho cansancio y temblaba porque fué muy fuerte lo que viví, agradecí a mi padre por la oportunidad que me dio y a Miguel por haberlo logrado.
A la mañana siguiente me levanté y hablé con mis hijas y todo se veía mejor, mis hijas no volvieron a pelear y no volvimos a ver ninguna sombra, todo se normalizó hasta el día de hoy,  ALABANZAS AL SEÑOR JESUS, Y BENDICIONES A MI AMADO MIGUEL, por tantas cosas que ha hecho por nosotras. Con esta fe tan grande he podido ayudar a matrimonios que han estado en desacuerdos y discusiones. Que todo sea por engrandecer al Señor.

Written by Editorial

13 octubre 2014 at 12:00 PM

Testimonios: San Miguel Arcángel en tu vida parte cuatro

leave a comment »

San Miguel Arcángel venciendo a LuciferNombre: Marleny Coromoto Carmona

Hace 6 años y 5 meses me operaron de corazón abierto, siempre fui una mujer muy sana y de la noche a la mañana me cansaba al caminar, desconcertada de lo que me pasaba comencé con el chequeo del corazón para ir descartando, me hicieron un test de esfuerzo y el médico sugiere hacerme un cateterismo urgente. Pasaron tres días y me interné me hacen el cateterismo el médico sale y me informa que ellos no entienden como estoy viva porque tengo cardiopatía isquémica crónica es decir, tres coronarias obstruidas y el tronco en 40% de obstrucción, se puede imaginar como me sentía, sufrí todo el día y siento un dolor muy fuerte en la espalda donde me inyectaron scc de morfina, pasé la noche mas  triste de mi vida, pensaba llegó mi final,  sufría en dejar a mis tres hijas desamparadas,  no dormí en toda la noche amanecí sentada tuve mucho tiempo para orar, pidiendo misericordia a mi padre celestial a mi Madre María y  a mi Arcangel Miguel que me diera fortaleza e inteligencia para entender lo que me estaba pasando.

A las 7 am se presentó un médico a la puerta de la habitación, solo recuerdo que en su bata decía “cardiología”, y me preguntó  que te pasa, bueno le conté que me habían realizado un cateterismo y decían que tenia obstrucción en las coronarias y tronco y que en verdad no entendía mucho, se quedó fijamente mirándome y me dijo yo a ud, ya la chequeé debe de tener fe, contesté si doctor nunca pierdo mi fe en Dios, la Virgen y mi arcángel Miguel, él sonrió, si tienes fe todo saldrá bien pero ni una lágrima más, levántate te bañas o te lavas la cara confía en mí. En ese momento sentí una paz inmensa, unas palabras que me volvieron las ganas de vivir, me preguntó si tenía un familiar afuera y le dije si doctor mi hija esta afuera, el me dió la espalda y caminó como tres pasos y de una vez aparece mi hija y le pregunto vio al doctor que la llamó y me contestó no mami no vi a nadie, no puede ser el salió a llamarla no mami el portero me dejó entrar, le dije no crea que me estoy volviendo loca, llevame a bañar el doctor me lo sugirió.

Pasaron ocho días y yo no me volví a acordar de aquella entrevista, cuando estoy una tarde orando siento un olor a incienso y se me viene a la mente el doctor que me habló, a la mañana siguiente esperé ansiosa para ver si veía al doctor para agradecerle esas palabras que me sacaron de mi angustia y sufrimiento, nada no se presentó y comencé a preguntar a sus colegas y todos me contestaban lo mismo no  así como lo describe no esta aquí ese doctor. Era un hombre no muy alto, buen mozo y sus rasgos eran finos. Bueno pasaron los días y yo le decía a mis hijas ese fue el arcángel Miguel que se me presentó como médico, pasé tres meses hospitalizada  no querían operarme porque iba a morir según los médicos , a veces me deprimía y me daban muchas ganas de llorar pero de una vez escuchaba una voz que me decía no llores  confía en mí, y me tranquilizaba mejor que un calmante, un día llega el jefe de servicio y le pregunté para cuando mi operación y no me contestó, y le dije:  “doctor por favor opereme la próxima semana yo tengo mucha fe que todo va a salir bien“. Así fue me alistaron para un martes me bajaron a quirófano y no pudieron operarme en mis súplicas le pedía a Miguel que se haga su santa voluntad que sea el  día que el destine, me bajaron al día siguiente y ese día iba tan tranquila como si fuera de paseo, reuní a mis hijas y les dije quédense tranquilas que yo salgo pronto tengan fe, el médico salió de quirófano las llamó y les dijo saben las condiciones de su mamá tengan todo listo con la funeraria porque ella no sale haremos todo lo que podamos por salvarla, en plena operación la enfermera dice doctor la señora se descompensa la estamos perdiendo, el cirujano me cuenta a ud le bajó la tensión y de un momento a otro se estabiliza nuevamente eso fue un milagro, la operación duró ocho horas y salí de quirófano para la UCI sin aparatos solo suero y a las dos horas de estar allá desperté muy bien y pedí mucha agua,  me estuve 24 horas en vez de 48 horas y a los tres días salí del hospital.

Cuando fui a quitarme los puntos los médicos decían lo de Marleny fue un milagro y yo les decía eso es correcto El Arcangel Miguel los guió y me salvó. Hoy me siento muy bien pero mi corazón me está fallando, no él como tal sino dos válvulas, pero yo me siento bien este será otro milagro que el me hará y tendré tiempo para contarlo. Ahora debe entender como amo a mi amado Miguel mis dos nietos se llaman Miguel Santiago y César Miguel en honor a él.

Written by Editorial

28 septiembre 2014 at 12:00 PM

San Miguel Arcángel: Nosotros los del Cielo sabemos ver más allá del pequeño mundo, y sabemos distinguir a la verdadera felicidad de la falsa

with 2 comments

San Miguel Arcángel como protectorMensaje 10:

¡Nosotros los del Cielo sabemos ver más allá del pequeño mundo, y sabemos distinguir a la verdadera felicidad de la falsa!

Queridos míos, vosotros dos habéis por Gracia y por Amor formado a uno, quisiera deciros que no os dejéis jamás abatir por el pensamiento de no haber tenido aunque sea una fugaz felicidad de cosas de la materia. Sombras de felicidad sin promesas de Gracias son a menudo los goces terrenos.

Vosotros en cambio habéis tenido la Gracia de un milagro, que sabréis valorar solamente después de vuestro nacer a la verdad. La Verdad no es de la tierra, la Verdad es del Cielo, y nosotros que somos del Cielo (y al decir nosotros, después de mí pongo en primer lugar a Armado a mi diestra, pues también él os habla con mis mismas palabras), nosotros del Cielo sabemos ver más allá del pequeño mundo, y sabemos distinguir a la verdadera felicidad de la falsa, la efímera de la eterna, y la Gracia y los grandes dones de las pequeñas Gracias de materia, que les son dadas a quienes tendrán con nosotros menos felicidad.

Vosotros tenéis la Gracia del espíritu, que sólo un espíritu Alto, poniéndose en unión de amor con un espíritu puro, como tú “Claridad” (apodo que el Señor puso a Giuliana), hecho de amor desesperado por la terminada existencia aparente de tu hijo, y aparente sólo para ti, podría daros. Esta Gracia es para anticiparos la gloria que os espera, y haceros menos dolorosa esta espera. Vosotros tenéis que permanecer tranquilos viviendo en el amor recíproco, en el amor a todos, y en la espera de la Luz de Amor para vosotros.

La vida en la tierra es un breve pasaje incierto, que toma seguridad y certeza solamente si se es capaz de valorarlo por lo que es en realidad. Es necesario saber distinguir la vida de Verdad, más allá de la vida de sombra.

Os quiero y os doy Amor, para que esta luz de Amor aclare el vacío doloroso, porque es también fugaz vuestro dolor, pues es sólo una espera del gozo. Vosotros no sabéis el privilegio que tenéis.

No podéis saberlo, vosotros dos que habéis formado a uno, y este uno es un ser que tiene una Gran Misión. Uno es una pequeña palabra que tiene un alto significado, pues no de todos los padres nace uno.

Dad gracias a Dios, ¡y sonreíd ante vuestro futuro.
Miguel.

Fuente: Libro mensajes de San Miguel Arcángel / Giuliana Crescio

Written by Editorial

5 septiembre 2013 at 12:00 PM

San Miguel Arcángel: El mundo vacila, pero quien alcanza a ver las cosas del mundo desde la verdad, no teme más a nada

leave a comment »

Mensaje 9:

San Miguel Arcángel el líder de los Ángeles¡El mundo vacila, pero quien alcanza a ver las cosas del mundo desde la verdad, no teme más a nada!

Aquí estoy con mi arcana voz para dar la luz necesaria a tu espíritu. Gracias a este soldado mío, que está a mi derecha, te puedo iluminar. Poco por vez, una explicación, una frase, una gota de sabiduría aplaca tu ánimo doliente.

Aquí donde todo es paz y belleza, hay Luz y Gloria, donde se vive una vida de interés y de movimiento, de alegría y de unión de afectos sinceros de mis Ángeles, está la vida feliz de tu muchacho, y cuando pienses en él piénsalo vivo y alegre.

No pienses en una tumba, busca olvidarla. Está vacía, él ha salido enseguida, allí él ha dejado solas a las flores y a las lágrimas.

El mundo vacila, pero no nosotros que estáis ya aquí con el espíritu, y quien alcanza a ver las cosas del mundo desde la Verdad, no teme más a nada.

Sentiréis siempre más dentro de vosotros una paz y una serenidad que jamás habéis sentido en el pasado, porque os viene de lo alto, desde donde descubriréis Luz.

Vosotros hablad del Amor, buscad comprender al Amor, ya estáis transformados por el amor a vuestra criatura, que habiéndola amado con tanta fuerza, en el dolor ha podido iluminaros. Esto es el Amor.

El Amor existe y es una verdad, el Amor está en todo y viene de todas las partes de la tierra y del Cielo, os viene de cada mundo. El hombre es una pequeña parte de este Amor.

El Amor de Jesús es grande, el Amor de Dios es inmenso. El Amor del Espíritu Santo abraza a todo e ilumina todo.

La Luz no es más que el símbolo del Amor. Es una luz fulgurante que no forma sombra. Volveré a ti, madre que amo, como amo a las criaturas que llevan en sí dulzura y dolor.

Volveré siempre a darte un poco de Luz de Amor.
Miguel.

Fuente: Libro mensajes de San Miguel Arcángel / Giuliana Crescio

Written by Editorial

2 septiembre 2013 at 12:00 PM

San Miguel Arcángel:Nosotros somos y estamos, estamos para defender, para vigilar, para inspirar

leave a comment »

Arcángel Miguel en San PetersburgoMensaje 130

Nosotros somos y estamos. Estamos para defender; para vigilar; para inspirar.

Una vez más fuerza para aquellos que desolados lloran. Salve a vosotros y paz a vuestros espíritus. Retorno así para muchos que no saben ni conocen de la existencia de los Ángeles.

Figuras de Luz, de fuerza para hacer sugerencias.

Estamos para defender, para vigilar, para inspirar. Desde la oscuridad de la tierra hasta la luminosidad del Infinito donde el pecado y el dolor han desaparecido, donde brilla la Vida y donde vive para siempre el yo.

Vuestro yo: el alma.

Y desde donde aquellos, los “vivientes”, os miran, y como siempre, y más que siempre, os aman. Vuelvo a ti que llevas las lágrimas en el corazón, y nuevamente repito al lado tuyo, porque libres del espacio, libres del tiempo, tienen alas del pensamiento que viene a cubrirte para protegerte.

Y nosotros con nuestras espadas de oro, con nuestras alas desplegadas al viento, con nuestro Amor, estamos. Somos realidad, no leyenda, somos un sueño que se hará realidad para vosotros.

Somos rayos del divino Amor.

Miguel

Hacer un arco iris con vuestros sentimientos para ofrecerlo como flores de todos los colores de la Madre

Clarus.

Fuente: Libro mensajes de San Miguel Arcángel / Giuliana Crescio

Written by Editorial

27 enero 2013 at 12:00 PM

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 616 seguidores