San Miguel Arcángel

Espacio dedicado al príncipe de la milicia celestial

Archive for the ‘Oraciones’ Category

Novena a San Miguel Arcángel y los nueve coros de ángeles

leave a comment »

  • Oraciones a San Miguel ArcángelRezar el Confiteor.
  • Formular luego el pedido o la intención de la novena.
  • Rezar tres Padresnuestros, tres Avesmarías y tres Gloria al Padre.
  • Rezar la oración del día.

Primer Día
(En Honor de los Serafines)

Gloriosísimo príncipe de la milicia celestial, San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla contra los príncipes y las potencias, contra los dominadores de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malos esparciados en el mundo. Ven a socorrernos a los hombres que Dios hizo a imagen de su propia Naturaleza y rescatados a gran precio de la tiranía del demonio. Amén.

Segundo Día
(En honor de los Querubines)

San Miguel, príncipe de la milicia de los ángeles, yo te invoco, escúchame. Te suplico que tomes mi alma, en el último día, y la pongas bajo tu santísima protección y la lleves al lugar de la frescura, la paz y el descanso, allá donde las almas de los Santos esperan en la dicha inefable a Juicio venidero y la gloria de la Resurrección. Si hablo o si estoy callado, di estoy despierto o dormido, si ando o descanso, tú protégeme en el cumplimiento de todas mis obras, en todos los actos de mi vida. Presérvame de las tentaciones de los demonios y de las penas del Infierno. Amén.

Tercer día
(En honor de los Tronos)

Gran defensor del pueblo cristiano, San Miguel Arcángel,  para cumplir dignamente la misión que te fue encargada, de defender a la Iglesia, tumba la herejía, extermina los cismas y confunde la incredulidad. Multiplica tus victorias contra los monstruos infernales que quieren destruir nuestra fe. Haz que la Iglesia de Jesucristo acoja a nuevos fieles e incorpore reinos enteros, para que pueda poblar el Cielo con almas elegidas, para mayor Gloria del Divino Redentor, a quien tú mismo le debes tus triunfos, tus méritos, tu eterna felicidad. Amén.

Cuarto día
(En honor de las Dominaciones)

Oh Miguel, tú que eres el príncipe y el portaestandarte de los Ángeles buenos, asísteme siempre en tu bondad y sálvame. De las legiones del Ángel de las tinieblas presérvame, para que bajo tu guía, yo comparta la luz de los ángeles buenos. Frente al Trono del Juez Supremo sé mi defensor, aboga por mi causa y aleja la Cólera del Justo Vengador. Sea concedido par ti a mis trabajos, mi descanso, mis días y mis noches, la prosperidad; y haz que mi pensamiento esté siempre listo para las obras de Dios. Amén.

Quinto Día
(En honor de las Potencias)

San Miguel Arcángel, tú, a quien la Santa Iglesia venera por ser su guardián y protector, el Señor te encargó la misión de introducir a la felicidad, las almas rescatadas. Ruega pues señor de la paz, que aplaste a Satanás bajo sus pies, para que ya no pueda retener a los hombres entre sus cadenas y hacer daño a la Iglesia. Presenta al Altísimo nuestras plegarias, para que sin tardanza el Señor nos conceda Misericordia. Y tú mismo agarra el dragón, a la antigua serpiente que es el diablo y Satanás, y lánzalo encadenado al abismo, para que ya no seduzca a las naciones. Amén.

Sexto Día
(En honor de las virtudes)

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, para que no perezcamos en el día del terrible Juicio. Príncipe gloriosísimo, acuérdate de nosotros, y ruega al Hijo de Dios por nosotros, en todas partes y siempre. Cuando luchabas contra el dragón, se escuchó en el Cielo la voz de aquellos que decían: “¡Salud, honor y gloria al Dios Todopoderoso!”. El mar se levantó, la tierra tembló, cuando bajaste del Cielo. Ven a socorrer al pueblo de dios. Amén.

Séptimo Día
(En honor de los Principados)

Oh San Miguel, príncipe tres veces Santo de la milicia sagrada, encargado por Dios de organizar y conducir las milicias angelicales, muy digno de todo culto, de toda alabanza y elogio: aclara mis sentidos interiores, fortifica mi pobre corazón agitado por las tempestades de esta vida, levanta hacia las alturas de la Sabiduría celestial a mi espíritu inclinado a las cosas terrenales; afirma mis pasos vacilantes y no permitas que abandone la senda que lleva a los Cielos; cura las llagas de mi alma; haz desaparecer la huella de todos los sufrimientos que generan en mí mis miserias e infelicidades. Amén.

Octavo Día
(En honor de los arcángeles)

Arcángel San Miguel, cuya misión es recoger nuestras plegarias, dirigir nuestras batallas y pesar nuestras almas, yo rindo homenaje a tu belleza –tan similar a la de Dios, que aparte de su Verbo Eterno, ningún espíritu celestial puede compararse contigo-, a tu poder sin límites a favor de tus devotos; a tu voluntad, armoniosamente unida a la del Corazón Sagrado de Jesús y del Corazón Inmaculado de María, por el bien el hombre. Defiéndeme contra los enemigos de mi alma y mi cuerpo. Hazme sentir el consuelo de tu asistencia invisible y de los efectos de tu vigilante ternura. Amén.

Noveno Día
(En honor de los Ángeles)

Glorioso Arcángel Miguel, gran cuidador de la Gloria de Dios y protector de la Iglesia universal, tú, a quien el Todopoderoso dio la misión de recibir a las almas en su salida del cuerpo, para presentarlas al Justísimo Juez, dígnate asistirme en mi última batalla. Acompañado de mi buen Ángel de la Guarda, ven a ayudarme y aleja de mi todos los espíritus infernales. No permitas que me ausente en ese momento. Fortifícame en la Fe, la Esperanza y la Caridad, para que mi alma, llevada por ti a su Juez, sea introducida pronto al lugar de descanso, para reinar allá eternamente con su Redentor, en la sociedad de los espíritus bienaventurados. Amén.

Fuente: Libro: San Miguel, ¿Quién como Dios?, Fundación Jesús de la misericordia.

Written by Editor

18 junio 2009 at 9:50 PM

Publicado en Oraciones

Plegaria a San Miguel Arcángel

leave a comment »

San Miguel Arcángel Oraciones y LetaniasSan Miguel arcángel
defiéndenos en la batalla;
Sé nuestro amparo contra la perversidad
y las asechanzas del demonio.
Reprímale Dios.
Te lo pedimos, suplicantes,
y tú príncipe de la milicia celestial,
arroja al Infierno,
con el divino poder,
a Satanás y otros espíritus malignos
que van errando por el mundo
para la perdición de las almas.
Amén.

Primeras Letanías a San Miguel Arcángel

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Santa María, Reina de los Ángeles,
ruega por nosotros.

San Miguel, colmado de la sabiduría de
Dios, ruega por nosotros.

San Miguel, espejo de humildad,
ruega por nosotros.

San Miguel, abanderado de la obediencia,
ruega por nosotros.

San Miguel, adorador perfecto
del Verbo Divino, ruega por nosotros.

San Miguel, coronado con la gloria
y el honor, ruega por nosotros.

San Miguel, jefe poderosísimo
de la armada del Señor,
ruega por nosotros.

San Miguel, que llevas el estandarte
de la Santísima Trinidad,
ruega por nosotros.

San Miguel, guardián del Paraíso,
ruega por nosotros.

San Miguel, Ángel de paz,
ruega por nosotros.

San Miguel, que eres guía y
consuelo de Israel, ruega por nosotros.

San Miguel, gloria y camino de la iglesia
militante, ruega por nosotros.

San Miguel, honor y gloria de la
iglesia triunfante, ruega por nosotros.

San Miguel, luz de los Ángeles,
ruega por nosotros.

San Miguel, muralla de la ortodoxia,
ruega por nosotros.

San Miguel, sostén de los que luchan bajo
la bandera de la Cruz, ruega por nosotros.

San Miguel, lazo de la caridad
fraternal, ruega por nosotros.

San Miguel, irreconciliable enemigo de los
herejes, ruega por nosotros.

San Miguel, luz y confianza de las
almas agonizantes, ruega por nosotros.

San Miguel, heraldo de la Sentencia eterna,
ruega por nosotros.

San Miguel, consuelo de las almas
del Purgatorio, ruega por nosotros.

San Miguel, sostén y honor del reino de
Francia, ruega por nosotros.

San Miguel, nuestra ayuda en todas
las adversidades, ruega por nosotros.

San Miguel, tú que por tu humildad
recobraste los derechos de Dios desde el
principio, ruega por nosotros.

San Miguel, que eres enaltecido por todos
los servidores de los Ángeles,
ruega por nosotros.

San Miguel, que eres grande y
poderoso en el propio testimonio del
Espíritu Santo, ruega por nosotros.

San Miguel, cuya plegaria
llega al Reino de los Cielos,
ruega por nosotros.

San Miguel, a quien el señor encargó el
cuidado de las almas,
ruega por nosotros.

San Miguel, alabado
por las Sagradas Escrituras,
que te llaman gran príncipe y uno de los
primeros príncipes de la Corte celestial,
ruega por nosotros.

San Miguel, nuestro abogado,
ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas
los pecados del mundo,
perdónanos, señor.

Cordero de Dios que quitas
los pecados del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas
los pecados del mundo
ten piedad de nosotros, Señor.

V. Ruega por nosotros, San Miguel.
R. A Dios Nuestro Señor.

Oración

“Oh dios, que rigües con sabiduría admirable los diferentes misterios de los Ángeles y de los hombres, dígnate concedernos como protectores en la tierra, a estos espíritus bienaventurados que sin cesar en el cielo te rodean y te sirven, por Nuestro Señor Jesucristo. Amen”.

Segundas Letanías a San Miguel Arcángel

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Trinidad Santa, que eres un solo Dios,
Ten piedad de nosotros.
Santa María, ruega por nosotros.
San Miguel, ruega por nosotros.

San Miguel, jefe de los nueve
coros de Ángeles, ruega por nosotros.

San Miguel, jefe del Paraíso.
ruega por nosotros.

San Miguel, príncipe de las milicias
celestiales, ruega por nosotros.

San Miguel vencedor de Satanás,
ruega por nosotros.

San Miguel, Ángel preferido de Dios,
ruega por nosotros.

San Miguel, tu que permaneces cerca del
trono de Dios, ruega por nosotros.

San Miguel, defensor del honor de Dios,
ruega por nosotros.

San Miguel, defensor de los Ángeles,
ruega por nosotros.

San Miguel, defensor de la Virgen María,
ruega por nosotros.

San Miguel, defensor de la Iglesia Católica,
ruega por nosotros.

San Miguel, defensor del soberano.
pontífice, ruega por nosotros.

San Miguel, defensor de las misiones
católicas, ruega por nosotros.

San Miguel, defensor de las almas justas,
ruega por nosotros.

San Miguel, defensor de la paz,
ruega por nosotros.

San Miguel, que liberas a las almas
del Purgatorio, ruega por nosotros.

San Miguel, que eres bueno con
los pecadores convertidos,
ruega por nosotros.

San Miguel, consuelo de los afligidos y los
oprimidos, ruega por nosotros.

San Miguel, nuestro intercesor ante Dios,
ruega por nosotros.

San Miguel, que das a todos los hombres
un Ángel de la Guarda, ruega por nosotros.

San Miguel, que presentas a Dios nuestras
plegarias, ruega por nosotros.

San Miguel, que ofreces a Dios nuestras
buenas obras, ruega por nosotros.

San Miguel, que socorres a los moribundos,
ruega por nosotros.

San Miguel que obtienes para los
fieles la predestinación,
ruega por nosotros.

San Miguel, terror de los demonios,
ruega por nosotros.

San Miguel, reflejo de la Divinidad,
ruega por nosotros.

San Miguel, que ejerces sobre la
Iglesia y el mundo tu autoridad,
ruega por nosotros.

San Miguel, fuerza de los apóstoles y los
misioneros, ruega por nosotros.

San Miguel, luz de los doctores,
ruega por nosotros.

San Miguel, defensor de los Confesores de
la fe, ruega por nosotros.

San Miguel, adornado con todas las Gracias
y todas las virtudes, ruega por nosotros.

San Miguel, guardián de los castos,
ruega por nosotros.

San Miguel, bienhechor de todas las almas,
ruega por nosotros.

San Miguel, vencedor del Infierno,
ruega por nosotros.

San Miguel, Nuestro guía y nuestra
esperanza, ruega por nosotros.

  Cordero de Dios, que quitas
los pecados del mundo,
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas
los pecados del mundo,
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas
los pecados del mundo
ten piedad de nosotros, Señor.

V. Ruega por nosotros, Arcángel San Miguel.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo.

Oración

Dios Todopoderoso y Eterno, que nos diste al Arcángel San Miguel como protector y defensor, haz que nuestras plegarias nos mantengan siempre preservados contra todo mal y las llamas del Infierno. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

“Es San Miguel quien más cerca está de Dios Padre. Equipado como un guerrero, tiene, junto con una belleza sublime, una gran potencia. Los ángeles de su orden están equipados como él”

Mechtilde Thaller

Fuente: Libro: San Miguel, ¿Quién como Dios?, Fundación Jesús de la misericordia.

Written by Editor

14 junio 2009 at 6:43 PM

Publicado en Oraciones

Himno a los Santos Arcángeles

leave a comment »

San Miguel Arcángel Oraciones y LetaniasEn la dicha, Santos Arcángeles
Nosotros les alabamos.
Ten carca de Dios para servirle.
Ustedes resplandecen su Gloria.

Al frente de las armas celestiales,
Aquí estás, San Miguel.
Por la fuerza de tu derecha
Triunfa la Gracia de dios.

Mensajero de los secretos del señor,
Aquí estás San Gabriel.
Despierta en nosotros el amor
Por los senderos de la luz.

En nuestra búsqueda del Reino,
Aquí estás, San Rafael.
Tu, nuestro apoyo contra la enfermedad
Y nuestro guía hacia la salud.

Multitud radiante de los Ángeles,
Ayúdennos, todos ustedes;
Hagan que seamos sus compañeros
En la felicidad que Dios reparte.

Honor, potencia y gloria
Al Padre, al Hijo y al Espíritu,
El Dios Santísimo que ustedes alaban
En su himno sin fin. Amén.

San Miguel prepara el tiempo en que serán los simples pastores (como Juana de Arco) los que guiarán a los pueblos, y no los intelectuales egoístas y altivos, expertos en la malicia, extraños al amor.

San Miguel tiene la misión de separar el calor del frío, al santo del corrompido, el trigo de la cizaña. Indolencias, tibieza, apatía, cobardía, son juzgados y aniquilados para separar la luz de las tinieblas.

¡Cuántas conjuras tenebrosas, cuántas alianzas complacientes por el oro, el poder, el sexo, la espiritualidad barata, con la Bestia dominante! Llena de promesas y fascinación, ella tiene ese poder de despertar la rabia en las ovejas, de hacerlas gritar con los lobos que las devoran.

¡Cuántos razonamientos altaneros y perversos, destruidos de golpe por la humanidad obediente del Lugarteniente de Dios!

Sin ayuda, ¿cómo permanecer fiel a Cristo? Ángel de la decisión y … del martirio, empuñando la espada, él acompaña indefectiblemente al hombre a quien escogió. “Marc Lorient

Fuente: Libro: San Miguel, ¿Quién como Dios?, Fundación Jesús de la misericordia.

Invocaciones a San Miguel Arcángel

leave a comment »

San Miguel Arcángel InvocacionesSeñor, Dios mío de los ejércitos dispensador de todas las dignidades, concédenos estar siempre protegidos por el bien aventurado Arcángel Miguel, y también por todas las virtudes celestiales, y haz que, venerando su gloria para loa de tu Santo Nombre, compartamos algún día su alegría. Amén.

Glorioso Arcángel Miguel, príncipe de las milicias celestiales, defiéndenos contra todos nuestros enemigos visibles e invisibles, ¡y no permitas que caigamos jamás bajo su cruel tiranía! Amén.

San Miguel Arcángel, tu que eres príncipe de las milicias celestiales vencedor del dragón infernal, recibiste de Dios la fuerza y el poder de aniquilar con la humildad, el orgullo de las potencias de las tinieblas. Te lo suplicamos: obtén para nosotros una verdadera humildad de corazón, una confianza inquebrantable en querer cumplir siempre la Voluntad de Dios, y un firme coraje en el sufrimiento y la miseria.

Se nuestro apoyo delante de la trinidad de Dios. Amén.

San Miguel Arcángel acláranos con tu luz.

San Miguel Arcángel  con tu luz alas protégenos.

San Miguel Arcángel con tu espada defiéndenos.

Fuente: Libro: San Miguel, ¿Quién como Dios?, Fundación Jesús de la misericordia.

Written by Editor

3 junio 2009 at 10:37 PM

Publicado en Oraciones

Oración para pedir protección a San Miguel Arcángel

leave a comment »

Oraciones a San Miguel ArcángelOh gloriosísimo San Miguel Arcángel, príncipe y caudillo de los ejércitos celestiales, custodio y defensor de las almas, guarda de la Iglesia, vencedor, terror y espanto de los rebeldes espíritus infernales. Humildemente te rogamos, te digne librar de todo mal a los que a ti recurrimos con confianza; que tu favor nos ampare, tu fortaleza nos defienda y que, mediante tu incomparable protección adelantemos cada vez más en el servicio del Señor; que tu virtud nos esfuerce todos los días de nuestra vida, especialmente en el trance de la muerte, para que, defendidos por tu poder del infernal dragón y de todas sus asechanzas, cuando salgamos de este mundo seamos presentados por tí, libres de toda culpa, ante la Divina Majestad.

Amén.

Fuente:  www.devocionario.com

Written by Editor

3 junio 2009 at 10:12 PM

Publicado en Oraciones

Oración del Papa León XIII

with one comment

Papa LeonEl 13 de octubre de 1884, el Papa León XIII experimentó una visión horrible. Después de celebrar la Eucaristía, estaba hablando con sus cardenales en la capilla privada del Vaticano cuando de pronto se detuvo al pie del altar y quedó sumido en una realidad que sólo él veía. Su rostro mostraba una expresión de horror y de impacto y se fue palideciendo: había visto algo muy duro. Se incorporó y se retiró a su estudio privado.

Lo siguieron y le preguntaron: ¿qué le sucede su Santidad? ¿Se siente mal?

El respondió: «¡Oh, qué imágenes tan terribles he visto y escuchado!» y se encerró en su oficina.

Luego comentó: «Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que él podía destruir la Iglesia y llevar a todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás le pidió permiso a Dios de tener 100 años para influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo». León XIII pudo ver también a San Miguel Arcángel aparecer y lanzar a Satanás con su legiones en el abismo del infierno.

Después de media hora, llamó al Secretario para la Congregación de Ritos y le entregó una oración  para que se enviara a todos los obispos del mundo, indicando que bajo mandato debía ser recitada después de cada misa. Esta práctica fue obligatoria hasta el Concilio Vaticano II.

ORACION

San Miguel, defiéndenos en la lucha,

sé nuestro amparo contra la perversidad

y asechanzas del demonio;

que Dios humille su soberbia.

Y Tú, Príncipe de la Milicia Celeste,

arroja al infierno a Satanás y demás

espíritus malignos que vagan por el

mundo para la perdición de las almas.

Amén.

Written by Editor

24 mayo 2009 at 8:01 PM

Publicado en Oraciones

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 588 seguidores